Modelo Educativo

El Instituto Superior CHARLES BABBAGE, propone su apertura con un Proyecto Educativo ante la Dirección General de Cultura y Educación en la Repartición de Gestión Privada en 1993; dando comienzo a su labor educativa en el año 1994 con la Carrera de Analista de Sistemas.

A partir de ese momento se inicia un camino con  nuevas propuestas y ofertas de Carreras para la región:

Profesorado de Taller con Orientación en Electrónica,

Postítulo de Magisterio Especializado en Educación de Adolescentes y Adultos,

Secretariado Ejecutivo Bilingüe,

Profesorado en Economía y Gestión,

Administración de Recursos Humanos,

Profesorado en Estimulación Temprana,

Bibliotecología,

Profesorado en Informática para la Enseñanza Primaria,

Capacitación Docente,

Postítulo de Formación Docente,

Psicopedagogía,

Control de Procesos Industriales, etc.

Transcurrieron más de 20 años en la senda Educativa del Nivel Superior, donde el espíritu emprendedor de sus hacedores, la tarea administrativa minuciosa y la labor docente ayudaron al fortalecimiento y consolidación Institucional, hoy reconforta observar el camino recorrido y percibir la trayectoria que ha desarrollado traducida en ampliación, remodelación y mantenimiento  de la infraestructura edilicia, crecimiento vegetativo y de recursos humanos.

El Modelo Educativo que hemos pensado para la proyección de nuestras Carreras y sus Alumnos nos indican "La mejora continua", sello distintivo que desde sus inicios se manifiesta y perdura en el tiempo por la necesidad de superación y actualización constante que marca la  sociedad contemporánea de este nuevo siglo.

Formar en el Siglo XXI exige aggiornarse en nuevas  Tecnologías, en nuevas formas de Comunicación y aprendizaje, en mirar el entorno y responder a sus demandas.

Formar para el fortalecimiento académico, la mejora personal y profesional son virtudes necesarias que acompañan el crecimiento e identidad de la Institución.

El tiempo nos ha brindado la madurez necesaria que fortalece la capacidad de utilizar la reflexión y el diálogo constante, respetando la individualidad y  favoreciendo la camaradería en pos de  formar excelentes seres humanos comprometidos en perfeccionar su elección vocacional.

Nuestro historial da cuenta de muchos Alumnos egresados de diferentes  Carreras que han surcado su futuro Profesional a partir de su paso por nuestras Aulas. 

Nuestra filosofía de trabajo ha sentado las bases de un accionar ético, responsable, crítico y pluralista puesto de manifiesto en la política de procedimientos y convivencia donde se conjuga un pensar y un hacer con derechos y obligaciones para la comunidad educativa.

La dimensión axiológica que encaramos desde lo formativo y educativo tiene fundadas bases en los valores y principios que profesamos y que ponemos a disposición de nuestro Modelo Educativo, poniendo énfasis en un modelo humanístico que sea capaz de analizar la realidad, advierta las necesidades y destine parte de su conocimiento en aplicarlas para las áreas de incumbencia de nuestras Carreras.

El Manual de Procedimientos y Políticas se complementa, sustenta y mejora con las voces de todos los actores institucionales dando lugar a la palabra para lograr acuerdos, mejorar instancias y adecuar las líneas de pensamiento—acción hacia una fluida comunicación que nos proyecte hacia el futuro sin perder de vista la realidad cambiante a la que están sometidas las sociedades contemporáneas.

La Institución  no es  ajena a los cambios por ello nuestro trabajo intercarreras también es una propuesta para nuevos modos de relación y apertura que nos ubica en pensar prácticas, diálogos y enlaces de extensión  y cooperación con la intención de reingresar en la comunidad los saberes, experiencias y conocimientos asimilados durante estos años.

Nuestra idea de Mejora contínua implica también la Autoevaluación, la autocrítica y la reflexión como instrumentos valiosos que ayudan al diálogo, al consenso y la propuesta de nuevas acciones.

Camino al cuarto siglo de funcionamiento pensamos estratégicamente en la proyección de nuestras Carreras, en la incorporación de más y mejores saberes para proseguir el camino iniciado por un visionario.

El accionar del Instituto CHARLES BABBAGE tiene una mirada en el presente y un compromiso con el futuro: “Enseñar para Crecer”

Propuesta de acciones:

- Fortalecer la Investigación comprometiendo a la Comunidad Educativa.

- Desarrollar Proyectos de Extensión y Cooperación.

- Formar académicos jóvenes.

 

Biografía

Charles Babbage nació el 26 de diciembre de 1791 en Totnes, Devonshire (Inglaterra) en la época fascinante y tumultuosa de la Revolución Francesa. El fue uno de los dos niños sobrevivientes de un Banquero llamado Benjamín Babbage y de Beatriz Plumleigh Teape, ambos descendientes de dos conocidas familias de Devonshire. Cursó estudios en el Trinity College (Cambridge). Cultivó el análisis matemático y contribuyó al desarrollo de las matemáticas en el Reino Unido, profundizando en el cálculo infinitesimal de Newton y en el cálculo diferencial e integral de Lacroix. Fue cofundador, junto con Herschel y Peacock, de la Sociedad Analítica (1812), participó en la creación de la Sociedad de Astronomía (1820) y también tuvo relación con la fundación de la Sociedad de Estadística (1824). Babbage fue un genio un tanto excéntrico, que heredó una considerable fortuna familiar. Fruto de sus excentricidades es ser el precursor de la Dedrocronología, ciencia que se ocupa del estudio de los árboles basándose en los anillos de sus troncos. Babbage trabajó en dos máquinas mecánicas: La Máquina de Diferencias que hoy en día puede verse en el Museo de la Ciencia de Londres, y una mucho más ambiciosa: La Máquina Analítica, puede considerarse así como el auténtico precursor de los computadores digitales modernas. Babbage había constatado en 1812, que muchos de los cálculos muy largos consistían en operaciones que había que repetir de manera regular, y desde este punto de vista especuló que debería ser posible diseñar una máquina calculadora que pudiera hacer estas operaciones de forma automática. 

Entre 1828 y 1839 fue Profesor de Matemáticas en Cambridge. Ocupó la cátedra que había pertenecido a Newton, pero su permanencia en Cambridge resultó polémica porque, absorbido por los experimentos mecánicos, desatendió su labor docente. El prototipo de Máquina Diferencial que construyó en 1821, con capacidad para resolver polinomios de segundo grado, convenció al gobierno británico para concederle una subvención. Varias dificultades en la fabricación de las piezas impidieron culminar con éxito el proyecto. Irónicamente el sueño de Babbage fue parcialmente reconocido por un imprentero sueco, George Scheutz, quien construyó una calculadora similar, luego de leer un artículo sobre la Máquina Diferencial en el Edinburgh Review en 1834. Scheutz y su hijo comenzaron a trabajar en la máquina en 1837. Bastante diferente en principio a la de Babbage, la Máquina Tabuladora de Scheutz era más pequeña y tenía 14 lugares para números, pero podía imprimir tablas. Para sorpresa de todo el mundo Charles Babbage hizo todo lo posible para asegurar el éxito de la máquina nueva y pasó a ser de una indudable ayuda para que llegara a obtener una Medalla de Oro en Francia en 1855. El primer modelo fue comprado por Estados Unidos en 1856 y enviado al Observatorio de Dudley en Albany, Nueva York, y un duplicado fue hecho para el gobierno Británico y usado en el Departamento General de Registros.  

babbage

 

Después del fracaso de la Máquina Diferencial, Babbage empezó a trabajar en la Máquina Analítica, en cuya concepción colaboró directamente Ada Augusta Buron, Condesa de Lovelace. El objetivo perseguido era obtener una máquina calculadora de propósito general, controlada por una secuencia de instrucciones, con una unidad de proceso, una memoria central, facilidades de entrada y salida de datos, y posibilidades de control paso a paso, es decir, lo que hoy conocemos como programa. Ada Lovelace, a quien se reconoce como la primera programadora de la historia, y en honor de quien se puso el nombre de Ada al conocido lenguaje de programación, ayudó a Babbage economicamente, vendiendo todas sus joyas, y escribió artículos y programas para la referida máquina, algunos de ellos sobre juegos. Sin embargo, este proyecto tampoco pudo realizarse por razones económicas y tecnológicas. Horward Aiken, director del Proyecto Mark I de la Universidad de Harvard, remarcó: "Si Babbage hubiera vivido 75 años más tarde, yo estaría fuera de mi empleo". La histórica Mark I, terminada en 1944, fue conceptualmente muy semejante a la máquina de Babbage. Charles Babbage murió el 24 de octubre de 1871. Su mayor actividad fue la maduración y promoción de su proyecto de Máquina Analítica, el primer calculador numérico universal, en el que se recogían los elementos de la moderna computadora, de ahí que se le reconozca como el auténtico padre de las computadoras.  

 

Algunos de sus Inventos

 

1                     2

3                      4

 

La Máquina Analítica

Charles Babbage había constatado en 1812, que muchos de los cálculos muy largos consistían en operaciones que había que repetir de manera regular, y desde este punto de vista especuló que debería ser posible diseñar una máquina calculadora que pudiera hacer estas operaciones de forma automática. Con este objetivo construyó un prototipo de Máquina Diferencial en 1821, con capacidad para resolver polinomios de segundo grado. Su trabajo Observaciones en la aplicación de la Máquina al Cómputo de Tablas Matemáticas fue recibido con gran aclamación Babbage obtuvo el primer premio y medalla de oro en la Royal Society. Con el apoyo de la Royal Society, escribió una carta a su presidente, Sir Humphrey Davy, donde le decía que el trabajo intolerable y la fatiga de la monotonía de una repetición continuada de semejantes cálculos matemáticos tuvieron excitados sus deseos y posteriormente sugirió la idea de una máquina que por la ayuda de la gravedad o cualquier otro poder móvil sería un substituto para una de las ocupaciones más bajas del intelecto humano. Un comité formado por 12 personas consideró la súplica de Babbage para obtener fondos para completar su proyecto y en mayo de 1823 la Sociedad estuvo de acuerdo en que la causa era meritoria. En Julio, Babbage recibió 1500 libras para posibilitarle perfeccionar su invento de la manera que él recomendó. En el desarrollo de su Máquina Diferencial, como Babbage la llamó, estudió las invenciones matemáticas de varios predecesores, como el notable trabajo de Charles Mahon, Tercer Conde de Stanhope. Mientras que él dibujó arduamente, basándose en los principios de Mahon, lo que distinguió el diseño de Babbage de todo trabajo previo fue lo siguiente: que se propuso para calcular una serie de números siguiendo cualquier ley por la ayuda de las diferencias y que colocando unos pocos números en el inicio, una larga serie de números rápidamente eran producidos por una operación mecánica. Comenzada su construcción, la Máquina Diferencial sufrió muchas mejoras y modificaciones durante los siguientes cuatro años. El modelo inicial consistía en 96 ruedas y 24 ejes pero cada progreso en la puesta a punto creaba una necesidad especial de construir partes inéditas de la máquina. Babbage aparentemente había calculado mal su tarea. Construyendo la máquina había gastado cerca de 50 veces más que el dinero que se le dio. Además necesitó dos toneladas de latón, alambres y maquinarias de reloj, que tuvieron que ser fabricadas especialmente pues no existían en ese entonces. El gobierno Británico poco después le concedió otras 1.500 libras seguidas por 3.000 libras más, con una promesa para suministrar una suma mayor cuando la máquina estuviera completa. Babbage también había heredado 100.000 libras luego de la muerte de su padre. Fue el primer ministro ingles Benjamin Disraeli quien abortó el proyecto escribiendo mordazmente que: "Para lo único que podía servir aquel aparato era para calcular las enormes sumas de dinero público que se habían derrochado ya con él".

Última modificación: jueves, 18 de enero de 2018, 16:09